THE FACTS. Ana Císcar y Marina Iglesias

Vivimos en continuo contacto con la violencia. La televisión y la prensa se regodean en mostrar todo un repertorio de imágenes donde el horror está totalmente explícito. Y es que la violencia funciona. Se gana a la audiencia. Este sentimiento de atracción/repulsión hacia ella fomenta la continua aparición de imágenes horrorosas en los medios de masas, que a su vez aumenta los espectadores. No es algo nuevo, ha sido así siempre. La sociedad es morbosa.

Ana Císcar y Marina Iglesias, ambas deudoras de una iconografía del cine norteamericano y los mass media nos presentan todas las piezas de un relato, como si de las pruebas de un crimen se tratara. Y todas encajan. Son fragmentos donde tan importante es lo que vemos, como lo que se está ocultando. Sus pinturas conforman una historia donde lo desagradable, violento y misterioso nos atrapan.